Impacto de la Suplementación de Vitaminas y Minerales

Impacto de la Suplementación de Vitaminas y Minerales – diabetes

Investigadores del Departamento de Nutrición y Bioquímica de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Teherán, en Irán, realizaron una interesante investigación publicada en la revista oficial del Colegio Americano de Nutrición, en la cual, a cuatro grupos de diabéticos tipo 2 (no dependientes de insulina) se les administró uno de los siguientes tratamientos por un lapso de tres meses:

  • grupo A: suplementos de magnesio (200mg) y zinc (30mg).
  • grupo B: 200mg de vitamina C y 150mg de vitamina E.
  • grupo C: vitaminas y minerales en las antes dosis indicadas.
  • grupo D: placebo (sustancia que no tiene vitaminas ni minerales).

La presión sanguínea se les midió al inicio y al final de los tres meses.
Los resultados indicaron que solamente el grupo que ingirió vitaminas y minerales (grupo C) mostró una disminución de la presión sanguínea, con un decremento de 8mmHg en la presión sistólica y de 6mmHg en la diastólica. Además, este grupo también mostró una reducción significativa en los niveles séricos de malondialdehido, sustancia que es producto de la oxidación o daño a los lípidos o grasas de la membrana celular y cuya su disminución significa que hubo protección antioxidante para las células.

Análisis y aplicaciones prácticas.
La dosis de magnesio administrada en el estudio puede ser ingerida con una alimentación adecuada; el zinc es tres veces más que la recomendación, lo cual hace improbable ingerir tal dosis sólo con la alimentación; la ingesta de 200mg de vitamina C sí es posible cubrirla con una alimentación rica en alimentos fuente de ésta y la vitamina E es 10 veces la recomendación, lo cual hace imposible ingerirla mediante la alimentación.
Las dosis de cada uno de los minerales y vitaminas administradas en el estudio son totalmente seguros (según el conocimiento que la ciencia actual nos permite obtener) en su administración a largo plazo y no existen estudios que indiquen que estas dosis causen daño.
El presente estudio nos enseña el principio de la sinergia en los nutrientes, el cual no es nuevo, ya que el Dr. Rogers Williams, que trabajó en la Universidad de Texas, lo señaló hace muchos años, pero parece que no siempre se aplica.

El estudio sugiere que la administración de las mencionadas vitaminas y minerales puede disminuir la presión sanguínea. Aquí cabe una pregunta ¿cómo se comportaría la presión sanguínea si se añadieran otros nutrientes que regulan la función vascular, como es el caso de la carnitina, arginina y algunos otros?
Esperemos que estas y otras interrogantes sean respondidas por los científicos de las ciencias de la vida.

Colaboración de: Felipe de J. García López. Lic. en Nutrición. Maestría en Ciencias del Deporte. Certified Personal Trainer.

Referencia.

Fardid MS. et al. The Impact of Vitamins and/or Mineral Supplementation on Blood Pressure in Type 2 Diabetes. Journal of the American College of Nutrition, Vol. 23, No. 3, 272-279 (2004)

Anuncios